martes, 29 de septiembre de 2015


NUEVA EDICIÓN DE “CONVERSACIONES CON EL TÍO DE POTOSÍ”


El libro de Víctor Montoya fue publicado recientemente por el Grupo Editorial Kipus de Cochabamba. Según informó el autor, se trata de la segunda edición de esta obra literaria, ya que la primera salió a luz bajo los auspicios del Gobierno Autónomo Municipal de Potosí en 2013.
  
El protagonista principal de los relatos es el Tío de la mina, un ser ambivalente entre lo profano y lo sagrado, que habita desde los tiempos de la colonia en los tenebrosos socavones del Cerro Rico de Potosí. Es una de las deidades mitológicas más emblemáticas de la cosmovisión andina y un personaje fantástico del mundo minero, donde los mitos y las leyendas se ensamblan de manera extraordinaria con las creencias y tradición de las culturas ancestrales.

En “Conversaciones con el Tío de Potosí” se destila una irreverencia inusual y un sentido del humor cargado de una fuerte dosis de transgresiones éticas y morales, sin que por ello los pensamientos dejen de ser embellecidos por la imaginación y enardecidos por el alma de quien, sin más recursos que la honestidad y el rescate de la memoria colectiva, intenta encandilar la mente incluso de los escépticos acostumbrados a cuestionar la cuasi verosimilitud de las obras construidas sobre los andamios de la realidad y la fantasía.

El Tío de la mina, sentado frente a su interlocutor y dispuesto a deleitar con la versatilidad del verbo, no deja de sorprender con su sabiduría en cada una de las conversaciones en las que fluyen las ideas con una enorme carga emocional, mientras la magia de la palabra permite que el Tío, quien reúne todos los atributos de un personaje literario, aparezca retratado desde una perspectiva humana, como si de veras fuera un individuo de carne y hueso.

En la treintena de relatos que componen el libro, donde los diálogos están hilvanados con un lenguaje coloquial, cruzamientos narrativos, contrapuntos e intertextualidades, el lector podrá familiarizase con las creencias y hábitos de los mineros, en los cuales destacan el carnaval pagano-religioso, la “ch’alla” como ritual de ofrenda y agradecimiento a la Pachamama, la divinidad que entrega los frutos de su vientre a sus hijos terrenales, y las ceremonias de adoración al Tío por parte de quienes, sentados alrededor de su trono, a la usanza de los mitayos de antaño, le rinden pleitesía ofrendándole hojas de coca, cigarrillos y aguardiente. 

jueves, 17 de septiembre de 2015



ALBOR CONVOCA A PREMIO DE TEATRO



El Centro Albor Arte y Cultura celebra 18 años de labor artística con el lanzamiento de la convocatoria del Séptimo Premio Intercolegial de Teatro Aldo Velásquez, en su fase departamental y nacional, a realizarse el mes de octubre.


Willy Flores, director y fundador del centro, informó que la actividad cultural está dirigida a elencos de teatro de centros educativos del ciclo de secundaria, para lo cual la convocatoria puede ser descargada del sitio
www.albor-arte.blogspot.com o se puede solicitar información a los teléfonos: 2820986 – 71515900 – 76544545. 

El responsable informó que pueden participar elencos de cualquier departamento de Bolivia.

La institución educativa cultural fue fundada el 17 de septiembre de 1997 en la ciudad de El Alto para fomentar el teatro.

“El proyecto comenzó como un colectivo de trovadores declamadores que pregonaban sus poemas de plaza en plaza, de calle en calle, hasta constituir una institución referente del quehacer poético y teatral”, aseguró su director y fundador.
(RAF).

Fuente: Cambio /Cultura /09/16/2015


MONTOYA EN LA VI FERIA NACIONAL DEL LIBRO EN LLALLAGUA



El escritor Víctor Montoya estará presente en la VI Feria Nacional del Libro,  en el municipio potosino de Llallagua, donde dictará una conferencia en torno a “La literatura minera” y presentará su libro “Conversaciones con el Tío de Potosí”, invitado por el Archivo Minero Regional Catavi, cuya actividad, aparte de la recuperación de documentos de la empresa Patiño Mines & Enterpreses y la Comibol, está orientada a promocionar la cultura minera en todos sus ámbitos.

La Feria tendrá una duración de tres días, entre el 16 y el 19 de septiembre, bajo el lema “El libro… con ciencia y tecnología”, aunque esto no implica que todas las actividades estarán destinadas exclusivamente a los interesados en el campo de las ciencias y la tecnología, puesto que los responsables de la Feria dieron a conocer que promoverán este evento cultural convencidos de que “leer es cultivar y cultivas es crear”; una frase que involucra a todos los implicados en fomentar el hábito de la lectura en una población donde, paradójicamente, se carecen de librerías e instituciones dedicadas a promocionar la difusión de la literatura local y nacional.
 
La VI Feria Nacional del Libro está organizada por el Ministerio de Culturas y Turismo, el Gobierno Autónomo Municipal, la Universidad Nacional Siglo XX, la Dirección Distrital de Educación y la Defensoría del Pueblo-Regional Llallagua, entre otros. Asimismo, se confirmó la participación de decenas de empresas editoriales que ofertarán una gran variedad de propuestas bibliográficas para  niños, jóvenes y adultos. Durante los tres días de intensa actividad cultural, el público podrá participar en conferencias, exposiciones, proyección de películas, espacio de lectura de poesías, cuentacuentos, teatro, títeres y grupos musicales.

La conferencia y presentación del libro de Víctor Montoya, conocido por sus libros que abordan la temática minera, está programada para el jueves 17 de septiembre, a las 15:00 Hrs., en el Coliseo “Paulina Medrano” de Siglo XX. La responsable del Archivo Minero Regional Catavi, Lourdes Peñaranda Morante, manifestó que las obras de Víctor Montoya estarán a la venta en el stand del Archivo, donde el autor firmará sus libros y conversará con los lectores.

jueves, 23 de abril de 2015

PRIMERA RUTA TURÍSTICA DE LOS “CHOLETS”


La Alcaldía de Alto realizará un primer recorrido turístico con la temática de la arquitectura alteña. La propuesta incluye guías de amautas que brindarán explicaciones sobre el significado de los colores y la simbología. Así lo anunció el jefe de la unidad municipal de Promoción Turística, Diego del Carpio, quien agregó que al evento solo podrá asistir un número limitado de 34 personas a las que se las llevará por el recorrido en un bus desde las 08.00 del sábado.

Del Carpio explicó que partirán de la plaza Juana Azurduy de la zona Villa Dolores y el recorrido concluirá a las 12.00. "Vamos a visitar infraestructuras externas y se podrán ingresar a dos de ellas".

Dentro del recorrido se ha contemplado visitar viviendas cerca del terreno de la nueva terminal de buses de la urbe, en Villa Bolívar D, otra en la carretera a Viacha o avenida Ladislao Cabrera, en el local Don Vico; otras ubicadas en la avenida Bolivia, el edificio del Colegio de Arquitectos, museo Antonio Paredes Candia y el mirador Virgen Blanca.  "Estas infraestructuras que se visitarán, hablamos de los “cholets”, se hallan en los distritos 1, 6, 8 y 12, y ahora vemos que se está creando en el Distrito 4", agregó.

Asimismo, dijo que para la explicación relacionada con los colores, arquitectura, aspectos socioeconómicos y antropológicos se hará cargo una persona especializada en el tema; y en lo que respecta a la simbología, un amauta dará las explicaciones a los visitantes.

Estudio. Para crear una ruta turística, Del Carpio aseguró que se hicieron estudios cronológicos sobre la arquitectura en El Alto. De acuerdo con el funcionario, los estudios efectuados se basan en las primeras edificaciones que se hicieron en la ciudad.

"Hablamos de una choza hecha de adobe, sobre un terreno de 300 metros cuadrados; como ejemplo, el alteño o lugareño utilizaba un 20% del total de la tierra para hacer una vivienda unipersonal, cocina, dormitorio, sala y el resto para cultivar, ganadería o reunirse en familia".
Al paso de los años, la gente decide colocar a su infraestructura una fachada de yeso, luego un primer piso de material mezclado entre adobe y ladrillo, posteriormente una fachada con cemento y pintura más llamativa. "Luego ya usaban algunas iconografías, y colores provincianos, luego se pusieron de moda los vidrios reflectantes", acotó. Por último, Del Carpio dijo que los alteños decidieron contratar arquitectos y surgen los "cholets".

Identificaron 170 'cholets' construidos en El Alto

El jefe municipal de Promoción Económica de El Alto, Diego del Carpio, dijo que esta unidad logró identificar y cuantificar un total de 170 "cholets" en la ciudad de El Alto.  "De ellos el 70%, unos 120, fueron creados y diseñados por Freddy Mamani Silvestre, uno de los precursores de esta infraestructura", indicó.

Estas edificaciones en su mayoría pertenecen a comerciantes que buscan vivir en una construcción con características de un chalet, pero que no abandonan su naturaleza comercial, pues en las plantas inferiores del inmueble instalan tiendas de todo tipo de actividad económica.

Las viviendas tienen entre tres y cinco plantas y en algunos casos superan esta altura. Algunos los denominaron "arquitectura chola", porque los colores de la vestimenta tradicional de la mujer de pollera se plasmaron en las fachadas de las casas. La simbología andina también es un elemento preferido en estas construcciones.

Fuente: La Razón / Miguel Rivas / 22 de abril de 2015


miércoles, 22 de abril de 2015

X FERIA DEL LIBRO EN EL ALTO


La Alcaldía y la Asociación de Libreros de El Alto organizan la décima Feria Internacional del Libro, que se inicia hoy y estará abierta hasta el 25 de abril en la Ceja. La directora edil de Cultura, Prima Quispe, explicó que la feria tendrá al menos 50 expositores que se ubicarán detrás de las oficinas de la Central Obrera Regional (COR). “Se presentarán varias obras de autores, no solo nacionales, sino a nivel latinoamericano y de otros continentes”, precisó.

Quispe dijo que se escogió este lugar por ser céntrico, pese a contar con espacios como el Centro Municipal de Convenciones y el museo Antonio Paredes Candia. “Lo bueno es que no vamos a perjudicar el paso y esperamos que no llueva”, sostuvo.

Fuente: La Razón / Miguel Rivas/ 21 de abril de 2015 

lunes, 13 de abril de 2015

LA CHINA SUPAY EN EL ALTO


Por: Víctor Montoya

En uno de mis viajes a la Villa Imperial de Potosí, el artista Edwin Callapino me entregó la estatuilla de la China Supay, la amante celosa y seductora del Tío de la mina. Me la traje en el autobús hasta la ciudad de El Alto, empaquetada en un cartón cuyo rótulo advertía: “Contenido frágil”.

No la miré sino hasta que llegué a casa. Me aguanté la curiosidad con irresistible paciencia, como quien espera y desespera por descubrir la sorpresa escondida en un embalaje parecido a un regalo de Navidad. Además, quería darle una grata sorpresa al Tío, quien estaba esperándola ansioso desde  hace tiempo, con unas ganas locas de estrecharla contra su fornido cuerpo y, acuñándola con su reverendo miembro, amarla con fuerza salvaje y ardiente pasión.

Ni bien la saqué del cartón, el Tío se quedó fascinado ante la belleza de la China Supay, cuyos descubiertos senos le hicieron galopar el corazón. Y, como todo libertino aficionado a los excesos de la carne, no tardó en examinarle el trasero con la cara encendida por la lujuria, calculando el grosor de sus muslos y el diámetro de su cintura. Al final, como la China Supay estaba despojada de su bombacha, el Tío le clavó la mirada en la concavidad húmeda de su cuerpo.

La China Supay, aunque es fría en apariencia, pero caliente a la hora de ofrecer su cuerpo al hombre que le dedique su vida y amor, no se molestó por las miradas libidinosas ni los gestos imprudentes de su amado amante. Estaba acostumbrada a exhibir sus encantos en los Carnavales, donde forma parte de los danzarines de la diablada, que representan la lucha entre el Bien y el Mal, entre Dios y Satanás.

En los Carnavales, ella luce una máscara de mujer coqueta, una tentadora sonrisa y dos pequeños cuernos en la frente; sus ojos grandes y celestes tienen una expresión pícara, sus pestañas son largas y revueltas, sus labios de granate, carnosos, seductores y entreabiertos, dejan entrever una dentadura tan perfecta como el arco de cupido. Así, flanqueada por Lucifer y Satanás, avanza dando brincos en zigzag, como si dibujara una serpiente reptando hacia el mismísimo infierno. En la danza es vigilada por el Arcángel San Miguel y acompañada por osos, cóndores y diablos que encarnan los siete pecados capitales.

La China Supay no baila sólo por devoción a la Virgen del Socavón, sino para conquistar el amor del Arcángel San Miguel, quien, a pesar de ser su rival y el rival del Tío, es su amor platónico, el amor de sus amores, pero un amor imposible al fin y al cabo, porque si ella, lejos de hechizar a los hombres con el movimiento provocativo de sus nalgas y senos, encarna los atributos de un ser infernal, el Arcángel San Miguel es dueño de una apariencia atractiva, corazón incorruptible y espíritu tranquilo, atributos preferidos por Dios.

Sin embargo, la China Supay, con su blonda cabellera flotando al aire, no deja de enseñarle las tetas ni las piernas en el recorrido por las calles de la ciudad, como si quisiera hacerle caer en la tentación, pero el Arcángel San Miguel, consciente de que es el guerrero de Dios y guardián de los reinos celestiales, la esquiva una y otra vez, como un santo enfundado en traje inmaculado; máscara de ángel celestial, casco invulnerable, coraza azul, blusa de seda blanca, falda corta, botines de media caña, escudo plateado y espada en ristre.

Todos saben que la China Supay, como no encuentra ninguna razón para que una mujer se consagre a la virtud de la castidad, atenta contra las buenas costumbres sexuales y pone en jaque a los hombres que la acosan en los Carnavales, intentando manosearla donde no deben y probar el elixir que ella guarda celosamente para el Tío de la mina, el único macho capaz de hacerla navegar en las estrellas y el único ser incapaz de renunciar a los placeres de la carne.

El Tío entiende y tolera las irreverencias de la China Supay, incluidos sus atrevimientos más extravagantes que concitan la crítica de los devotos de la Virgencita del Socavón; es más, él mismo me contó que en cierta ocasión, cuando demostraba una danza llena de piruetas y saltos, como si no quisiera quemarse los pies en las brasas del infierno, tuvo la osadía de dejar escapar de su mano una blanca paloma y de su blanca blusa una blanca teta, aureolada por un pezón rosado, tan propio en las mujeres que superan el rubio platinado.

La China Supay  no soporta la hipocresía ni la doble moral. Es la que mejor simboliza el secreto que cada mujer guarda en el fondo de su alma, en el oscuro pozo del subconsciente. Si la mujer calla, la China Supay habla como bruja deslenguada; si la mujer llora, la China Supay ríe a mandíbula batiente; si la mujer sufre, la China Supay se regocija con el dolor de los hombres; si la mujer goza de la vida y el amor, la China Supay goza junto con ella, por ser el fiel reflejo del yo profundo de una mujer que se mira en el espejo.
La China Supay, que simboliza la lujuria y el pecado, tiene el cuerpo esculpido de carne ideal en el que todo es bueno y bello, tan bello que perturba la razón y levanta el animal en reposo de cualquiera que la mire por adelante o por atrás. No hay hombre sobre la faz de la tierra que no se enamore del fulgor de su belleza; digo fulgor, porque todo su cuerpo es luminoso como una lámpara; más todavía, puedo aseverar que su enigmática belleza, hecha de miel y de fuego, puede abrirle incluso las puertas del Paraíso.
La China Supay será también ama y señora en mi casa, pero como quiero que baile en esa suerte de ballet infernal, que es la danza de la diablada, ejecutada por los seres llegados de los avernos y por el Tío de la mina, quien se muestra en los Carnavales con su traje de Lucifer, le pediré al mejor mascarero y artesano de Oruro confeccionar un traje de lujo para la China Supay, que ahora mismo está semidesnuda, con sus intimidades expuestas a la vista de todos.
Me imagino que su traje estará compuesto por diadema de oro y gemas preciosas, blusa escotada, corpiño brocado, minipollera decorada con dragones bordados con hilo Milán, medias nylon, bombacha con encajes, cetro de mando y pañoleta al cuello; sus botas de taco alto, caladas en la parte trasera y hasta la pantorrilla, llevarán aplicaciones de realce, como un chorizo que simboliza el órgano genital masculino, para que todos sepan que la sexualidad de la China Supay es voraz como las llamas del infierno. Y, como es natural, para engalanar su aspecto de diablesa, llevará alhajas con engastes de pedrería en las orejas, el cuello y los dedos.
Mientras esto ocurra, y con todo el respeto que se merece el Tío, ch’allaré por la feliz estadía de los dos, augurándoles eterno amor y eterna vida, aunque sé que ellos, que son mis huéspedes de honor, llegaron a mi casa para revelarme los secretos escondidos en el baúl de sus recuerdos que, más recuerdos, son el crisol donde se fundieron los cuentos, mitos y leyendas de la tradición oral de los mineros. 

jueves, 26 de marzo de 2015

EFEMÉRIDE DE LA LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL

Por: Víctor Montoya

El Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil, que se celebra cada 2 de abril desde 1967, coincide con la fecha de nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen (Odense, 2 de abril de 1805 - Copenhague, 4 de agosto de 1875), quien dedicó su talento a la creación de obras que han perdurado a lo largo de los años en la memoria de sus lectores.

Esta efeméride, justificada desde todo punto de vista, está patrocinada por el IBBY (International Board on Books for Young People o, su equivalente en español, Organización Internacional para el Libro Infantil y Juvenil), cuya principal motivación consiste no sólo en promocionar los libros destinados a los niños y jóvenes, sino también para reconocer la dedicación y capacidad creativa de sus autores en cada uno de los países, donde se estableció una filial correspondiente al IBBY, para garantizar el derecho que tienen los niños a contar con una literatura que, más que tener un carácter didáctico y de censo-moral,  cumpla con la función de recrear sus pensamientos, sentimientos y, sobre todo, alimentar su fantasía, que es uno de los motores en la formación de su sensibilidad e inteligencia.

La Literatura Infantil y Juvenil ha tenido un galopante desarrollo en los últimos decenios, gracias al trabajo coordinado de escritores, psicopedagogos, editores y lectores, que pusieron todo su empeño en destacar la importancia de los libros que combinan los textos y las imágenes en una “obra de arte”, que despierta el interés de los lectores y estimulan el hábito de la lectura, acercando a los niños al mundo mágico de una de las literaturas que, tras haber sido una gran desconocida en el mundo editorial, ha pasado a acaparar la atención del mundo del libro, donde actualmente abunda su producción y genera enormes beneficios.

Desde mediados del siglo XX, aparte del aumento del número de premios literarios de Literatura Infantil y Juvenil, se han realizado varios eventos internacionales de autores y editores, en los que se han dilucidado temas referentes a su importancia y los objetivos a seguir, con resultados que han sido favorables para la producción de libros elaborados desde una perspectiva artística y lúdica.

Las instituciones estatales y privadas interesadas en el tema, además de incentivar el hábito de la lectura, tienen la finalidad de que la producción de la literatura infantil no se quede en el reflejo de los mitos, leyendas y cuentos provenientes de la tradición oral, sino que abarque otros aspectos que contribuyen a la formación intelectual de los jóvenes y niños, con temas que versan sobre los valores humanos y culturales, el mundo de los sueños y deseos, que son inherentes a su experiencia cotidiana y las aspiraciones propias de su mundo imaginario.

La Literatura Infantil y Juvenil, aun no teniendo la finalidad de adoctrinar ni moralizar la conducta de sus lectores, debe apuntalar su intelecto y capacidad tanto crítica como creadora, con la esperanza de que los textos e imágenes les permitan aprehender mejor su mundo cognitivo y reflejar las ilusiones de su fuero interno. Sólo una literatura hecha con intenciones auténticas y temas universales logra perpetuarse en la mente de los pequeños lectores, quienes son un puñado de emociones vivenciales y otro puñado de conocimientos adquiridos en las páginas de los libros.

La celebración del Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil, lejos de ser una fecha memorable como las epopeyas de la historia universal, es un día que sirve para recordar que los niños tienen derecho a contar con una literatura hecha a la medida de su desarrollo integral y para reflexionar en torno a los libros hechos con amor y fantasía, con el único afán de saciar el alma sedienta de los niños.

La Literatura Infantil y Juvenil, cada 2 de abril de cada año, se regocija y viste de gala, para celebrar una efeméride dedicada a los autores y lectores de los libros que son los cimientos de nuestro hábito de la lectura y las alas que echan a volar nuestra imaginación por los remotos lindes de un mundo hecho de pasiones y fantasías. Por eso mismo, las instituciones educativas, las autoridades de gobierno y los promotores culturales, están en la obligación de programar actividades concernientes al ámbito de la Literatura Infantil y Juvenil, con el propósito de que el libro, más que ser un objeto ajeno a los niños, sea el mejor compañero de sus vidas, habida cuenta de que el libro, a pesar de los “peros” habidos y por haber, es un maestro que enseña y no regaña, un fiel compañero en las buenas y en las malas, un cofre de tesoros escondidos y un amigo con quien comparten las aventuras de la imaginación.

domingo, 15 de marzo de 2015


PUBLICAN ENSAYOS DE VÍCTOR MONTOYA EN VERSIÓN DIGITAL


La editorial danesa Aurora Boreal, con sede en la ciudad de Copenhague, acaba de editar la versión digital de “El eco de la conciencia”, libro de ensayos del escritor boliviano Víctor Montoya.

La obra fue publicada por primera vez en 1994, mientras el autor residía en Suecia, tras haber sido exiliado por la dictadura militar en 1977. “El libro no circuló en Bolivia, debido a varios factores propios de la época”, manifestó Montoya.

Los ensayos incluidos en “El eco de la conciencia”, que cuentan con una rigurosa bibliografía y subtítulos ordenados de manera didáctica, abordan temas de interés general, tratados con honda sensibilidad humana y compromiso social.

El libro, escrito con pasión intelectual y agilidad estilística, reúne seis ensayos que invitan a reflexionar, desde una perspectiva histórica, política y social, sobre aspectos tan diversos como la historia de la mujer, las funciones latentes de la educación, el atropello a los derechos de los niños, las teorías de la biología racial y el desarrollo de la guerrilla del Che en Bolivia.

“El eco de la conciencia” es la tercera obra de Víctor Montoya en versión digital. Las otras dos, “Cuentos en el exilio” y la novela “El laberinto del pecado”, fueron publicadas en 2013 por la editorial española Literatúrame.

Víctor Montoya, nacido en La Paz, en 1958,  es escritor, periodista cultural y pedagogo. Autor de novelas, cuentos, ensayos y crónicas. Dirigió las revistas literarias “PuertAbierta” y “Contraluz”. Su obra está traducida a varios idiomas y tiene cuentos publicados en antologías internacionales. Escribe en publicaciones de América Latina, Europa y Estados Unidos.

Los interesados en descargar el libro, pueden acceder al sitio Web de la Editorial Aurora Boreal, ingresando a la siguiente dirección electrónica: http://www.auroraboreal.net/aurora-boreal/editorial-aurora-boreal/2002-el-eco-de-la-conciencia