viernes, 30 de mayo de 2014

POEMAS DE CLEMENTE MAMANI LARUTA
(aymara y español)


 Chakana

Aski juyphi jawillt’iri,
laqamputa janchin warawara,
jallallankharu ancha muspayiri,
irnaqawin ch’ama churiri.

Tayna chhullunkayar jawsasaxa,
taripiwinakana amuyupa luxuntayasa,
jawaqalla wayraru phiñasiyasa
p’uch’una jachap qullqir tukuyasa.

Ukhampachaw janchimax Tiwanakun lliji,
Pusi chixnuqir qachinakani,
chijllata qala pukaranakana,
nayra sarnaqawinak qilqasina.

Pusi pallallar uñanchayat chimpu,
uma ch’aman q’urawana sayt’ayata,
kimsaqallqu uñtaws jilakiptawa,
quri ayrunakaru ikita sartayasina.

Cruz cuadrada

Das bienvenida a la digna helada,
estrella vestida de celaje entero,
dejas sorprendido a los delicados
otorgando fuerza en el trabajo.

Llamas a las heladas por estrenarse,
congelando los ideales tramposos,
enfureciendo al viento transeúnte
y convirtiendo el llanto del pozo en plata.

Así mismo tu cuerpo entero brilla en Tiwanaku.
por sus cuatro puntas precursoras,
en escogidas fortalezas de piedra,
escribiendo la historia de los antepasados.

Símbolo de cuatro planicies significantes
sostenido con honda de fuerza acuática
traspasas tu rostro de ocho miradas
despertando a los plantíos de oro.

Qarwa
  
Chhuyu sunins qhirwansa.
Jakawi wiñayatak chimpuchiri.
Llumpaka kayunit sayt’iri
jakawi Aywiyalan chhiqnuqasina.

Pachanakana chuymap ullart’iri,
urpu thayar khathathitaxa,
ukampirus jan asxarasawa
jalluru awqa juyphir suyasthaxa.

Junt’u thaya tukuri janchini.
Ara q’umar jakañ waljaptayiri,
Ayra qhisphiyawinak qhipnaqiri,
thaxama phañataki uskusina.

juyphina qamas katuqiri,
waqaychawi uñtawi qhithsusina,
ch’ullqhi sawuña sillumampiwa
phisnakiwa sarnaqawi qillqataxa

Llama

En la frescura del altiplano y del valle.
Por siempre simbolizas la vida.
Poniéndote de pie sagradamente,
estableciendo la vitalidad en América.

Leyendo el corazón de los tiempos,
haces templar a los vientos nublados,
además sin temor alguno
esperas a la lluvia y la maldita helada.

Posees la piel térmica del siglo.
Multiplicando la salud del altar
cargas las salvaciones del Ayra (equilibrio)
colocando tus residuos de combustible.

En la helada recepcionas el coraje
esculpiendo la fe cósmica,
con pezuñas de telar y tejido
suavemente escribes nuestra historia

Uthurunkhu

Ch’umina just’urt’asir jirirt’awipa,
ch’uxña quqanakan unñaqapa,
turpa thayar qamasamp jariyiri,
q’illu chíra ch’iji janchini.

Junt’uwjan chuymanak qhanart’ayiri,
jakirinakana ajayunakap awatiri,
Turtuxanakan laka manq’at ansipansa
ch’alla phuthuthimp chuxtayiri.
Mullphi chimpun urunakana.
Juri chiqawjanaka thaqhiri.
qullana jawiranak uñakipiri,
Thithita kaymananakar aruntasina.

Ancha thuqtiri uthurunkhu,
jana junt’unakami anatht’asiri,
tayna ayrunakar qhachillt’asa,
qulla saphinaka ch’amanchasa.

Jaguar

Rugido de la selva acariciante,
mirada de arbustos verdes
impulsas la brisa en base al coraje
con tu piel atigrado.

Alumbras el corazón del trópico.
protegiendo el espíritu de los pobladores
viendo el hambre de las tortugas.
sacias con la transpiración del arenal.
En los días de antojo y significado.
Buscar lugares húmedos
observando los ríos sagrados,
vas saludando a los molestos caimanes.

Jaguar de salto veloz
te juegas con abrigos de calor
cosquilleando a las plantas virginales
Consolidando las raíces medicinales.

Kuka

Pachamamana ajayup qhanstayiri
jaqinakana uqi samkapa yatisina,
uywanakana sartatapsa chiqt’asina.
Suruxchiru mullaki khathatatiytaxa.

Willkaxa qamas chani junt’utatayi,
uraqinxa llakt’asit irnaqirinakaxa
qhisphiyiri sutimxaruw akhullt’asipxi
ch’amamchaw jani jiwxtas katuqasina.
Kikipa ch’uxña laphinakamaxa
Phaxsina qhantapa jamp’att’i
pacha aruskipt’awinak kunkanchayasa
paya janchi saminak chimpumpi.

Samanamaxa jayatpach qullixa
Usuta laqamp warawararuwa,
miqalanakar musparayasina
taypi llijiwinaka saphintayasina.

Coca

Iluminas el espíritu cósmico de la Pachamama
sabiendo el sueño plomo de los humanos,
y calculando la andanza de los animales.
Haces templar al asustado mal de altura.

El sol calienta el precio del coraje,
en la tierra los preocupados trabajadores
a la salvedad de tu nombre akhullican (mascar
coca con lejía).
Recibiendo la fuerza y el optimismo vital.
Tus verdes hojas naturales
efectuando la comunicación ritual
con la señal de tu piel bicolor.

Tu aliento sana desde la distancia
a la estrella enferma del cielo,
causando admiración en los meteoros
que van enraizando la órbita del centro espacial.


Clemente Mamani Laruta (Catavi Bajo, La Paz, 1960). Poeta aymara y radialista. Profesor rural de lenguaje y literatura, con estudios en la Normal de Warisata. Participó del curso de Comunicadores Populares Nativos (1984-1987) de la Universidad Católica. Hizo un Postgrado de etnología en la FLACSO. Trabaja en Radio “San Gabriel” como guionista de cuentos y leyendas en aymara. Le fue otorgado el Premio Nacional de Cultura por el Estado Boliviano en 2008. Es autor de los libros de poesía Jallalla warminaka (1997) y Saräwisa – Nuestras costumbres (2004). Es un asiduo animador cultural en la ciudad de El Alto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada