viernes, 5 de octubre de 2012


ALTIPLANO


Óscar Cerruto

1.

El Altiplano es inconmensurable como un recuerdo.

Piel de quirquincho, toca con sus extremos las cuatro puntas del cielo,
sopla su armada brisa de bestia.
El Altiplano es resplandeciente como un acero.
Su soledad de luna, tambor de las sublevaciones,
solfatara de las leyendas.
Pastoras de turbiones y pesares,
las vírgenes de la tierra alimentan la hoguera de la música.
Los hombres, en el metal de sus cabellos,
aíslan el caliente perfume de los combates.

Altiplano rayado  de caminos y de tristeza
como palma del minero.

2.

El Altiplano es frecuente como el odio.
Ciega, de pronto, como una oleada de sangre.

El Altiplano duro de hielos
y donde el frío es azul como la piel de los muertos.
Sobre su lomo tatuado por las agujas ásperas del tiempo
los labradores aymaras, su propia tumba a cuestas,
con los fusiles y la honda le ahuyentan pájaros de luz a la noche.
La vida se les tizna de silencio en los fogones
mientras las lluvias inundan sus huesos y el canto del jilguero.

3.

Altiplano sin fronteras
Desplegado y violento como el fuego.

Sus charangos acentúan el color del infortunio.
Su soledad horada, gota a gota, la piedra.

EL AUTOR

Óscar Cerruto (La Paz, 1912 – 1981). Poeta, narrador, periodista, biógrafo, diplomático. A los 14 años fue reportero de "La Verdad" y años después director de "El Diario". Su novela está inspirada en la Guerra del Chaco y sus cuentos marcan el inicio de la narrativa moderna en Bolivia. Trabajó en la Cancillería y fue embajador de Bolivia en Uruguay (1965). Obras principales: “Aluvión de fuego” (1935), “Cifra de las rosas y siete cantares” (1957), “Cerco de penumbras” (1958), “Patria de sal cautiva” (1958), “Estrella segregada” (1973), “Reverso de la transparencia” (1975), “Cántico traspasado” (1975), “Poesía” (1985) y “La muerte mágica”  (1988).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada